Jaguar (Panthera onca)

El Jaguar (Panthera onca) es el felino más grande del continente americano y el único representante viviente del género Panthera del nuevo mundo. Aunque se han reconocido ocho subespecies, estudios genéticos y morfológicos recientes no encontraron evidencia que apoye la existencia de subespecies. La extensión de ocurrencia del Jaguar en Sudamérica fue estimada en 8,75 millones de km². Originalmente la presencia del Jaguar, se extendía desde el Suroeste de los Estados Unidos hasta el Norte de la Patagonia Argentina. Durante el siglo XX su distribución se redujo a casi la mitad de la original. En Argentina, actualmente, solo se pueden encontrar Jaguares en el N y E de Salta, E de Jujuy, NE de Santiago del Estero, NO de Chaco y Formosa, y en la mitad N de Misiones dentro de los límites del Corredor Verde. Actualmente se distribuye ocupando en total una superficie de aproximadamente 90.500 km2, o sea sólo entre 4,4 y 5,1% de la distribución histórica de la especie en Argentina. Las Yungas Australes albergan una importante población remanente, con buenas perspectivas de conservación, dado que aquí existiría la población más numerosa de Argentina. 

Hasta hace unos 75 años atrás la especie ocupaba la totalidad de esta ecorregión (5.480 km²). Actualmente habita una superficie aproximada de 1.160 km², es decir, un 22% de la  superficie original, donde en el 73% del área la especie tiene alta probabilidad de supervivencia. Dado que el Jaguar es el depredador de mayor talla en el Neotrópico, desempeña un papel ecológico primordial, ya que afecta las densidades poblacionales de sus presas y es uno de los factores limitantes de éstas. El Jaguar es considerado una especie paraguas ya que requiere extensas áreas para mantener poblaciones viables y al conservarlo se conservan también numerosas especies que habitan en ese mismo ambiente. El Jaguar está amenazado en todo su ámbito de distribución y categorizado como Casi Amenazado a nivel global por la UICN. En Argentina está categorizado como En Peligro Crítico. A pesar que se reconoce como especie clave ecológicamente hablando y de tener una gran importancia cultural, desafortunadamente las poblaciones de Jaguar han declinado en toda su área de distribución como consecuencia de la pérdida de hábitat, la apertura de campos agrícolas y la cacería ilegal. Si las amenazas continúan a la tasa actual la especie seguramente calificará como Vulnerable en el futuro próximo. La Ley Nacional Nº 25.463, en el año 2001 declaró al Jaguar Monumento Natural Nacional y mediante el Decreto Nº 1.660/01 fue declarado Monumento Natural Provincial en la Provincia de Salta. En el caso de CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) se lo ubica en el Apéndice I, donde se incluyen las especies sobre las que se cierne el mayor grado de peligro. De modo que la CITES prohíbe el comercio internacional de especímenes de Jaguar, salvo cuando la importación se realiza con fines no comerciales, por ejemplo, para la investigación científica.

Para saber más sobre los resultados de este proyecto: 

 

  • Plan estratégico para la conservación del yaguareté (Panthera onca) en las Yungas argentinas

  • Realzando la conservación de la biodiversidad con conjuntos de datos fácilmente accesibles y técnicas de análisis espaciales en planes de uso del suelo existentes

  • Áreas prioritarias de conservación para las especies amenazadas de las Yungas Australes de Salta y Jujuy

5) RF Logo.jpg
cIMG_4367.JPG